Covid 19 vs Sistema Educativo

Filipe Gonzales

Filipe Gonzales

Este artículo busca compartir, de una forma breve y sencilla, el resultado y conclusiones de una investigación realizada por H3S con relación a la Transformación Digital de la Educación y las plataformas virtuales Educativas en épocas de Pandemia en Colombia (Plataformas LMS que traducen Learning Management Systems).

Educación virtual

Exploración del problema

El tío de mi tía, Alberto, es rector de un colegio público de uno de los municipios de Cundinamarca (en la periferia de Bogotá). Hace unos días Alberto nos contactó a través de su esposa, solicitando orientación en esta difícil labor de transformar digitalmente la enseñanza.

Nosotros con mucho gusto accedimos a aconsejarlo en esta titánica tarea. Nuestro objetivo se dirigía a buscar la plataforma LMS que se adecuara a las necesidades del plantel educativo a su mando.

Empezamos analizando la situación general en el sistema educativo y para ello, exploramos la experiencia de algunos docentes en colegios y universidades privadas en el país. Y de esta manera poder aportar los resultados obtenidos y su análisis en cuanto a dinámica de los profesores y estudiantes en el colegio que nos interesa. 

Inicialmente tendremos en cuenta Educación Superior. Para el caso estimé prudente valorar la experiencia de otro familiar cercano quien lleva más de 30 años como catedrático altamente reconocido, de una prestigiosa Universidad de Bogotá.

Auditorio

El citado profesor universitario, en sus clases presenciales, tiene un quorum de más de 80 alumnos simultáneos y maneja jornadas de 3 a 5 horas por clase dependiendo de la materia. Y como les habrá pasado a muchos educadores, la Pandemia no solo ha revolucionado su gestión como educador sino la de sus propios estudiantes.

En nuestras conversaciones sobre el tema me explicó que la Universidad no estaba preparada para este reto. No existía ninguna herramienta, ni capacitación que ofreciera una luz a los maestros para descifrar el difícil acertijo de ejercer docencia a través de pequeñas pantallas de computador. 

Ante este escenario el procedió, como supongo procedieron la mayoría de educadores, a dictar sus clases y evaluar sus 80 estudiantes a través de herramientas, como Zoom y Teams, destinados a ofrecer conferencias pero no estaban dirigidos a facilitar la enseñanza a los alumnos.

Si esto ocurrió en prestigiosas Universidades de Bogotá, la situación fue aún mas difícil para colegios privados y públicos en el país.

Niños levantando la manoUna profesora de Geografía e Historia en un colegio privado de la capital, me relataba cómo el reto resulta más complejo a estudiantes de 3ero y 4to de primaria.  Y esto ocurre porque toda nuestra crianza educativa se desplegó en enseñanza presencial. Y así hay dinámicas propias que aun surgen espontáneamente en la docencia presencial y que “damos por hechos” o pasan inadvertidas, sin que las valoráramos en nuestro proceso de aprendizaje.

 Así, por ejemplo, tenemos el hábito de organizar un calendario y contar con fechas límites para la entrega de trabajos, compromiso común y cotidiano para los alumnos, jóvenes y adultos. Pero frente a los niños, surge la necesidad de reforzarlo constantemente de forma presencial.

Todo esto lo explicaba una profesora de niños de primaria, encontraba que la mayoría de los estudiantes fallaban al momento de cumplir con sus tareas en la fecha asignada (incluso las estudiantes que siempre habían entregado a tiempo de forma presencial). Indagando un poco, ella comprendió la importancia de los distintos mecanismos presenciales que ella utilizaba, anterior a la Pandemia, para reforzar continuamente fechas de entrega y compromisos, lo que ahora en forma virtual se le imposibilita.

Niña aburrida de hacer tareasY en la parte de tecnología la experiencia fue aún peor pues resultó relativamente ineficaz. Muchos de los niños, a pesar de que manejan fácilmente aspectos de la tecnología, en lo que concierne a juegos; perdían todo interés, si se trataba de crear archivos Word o Powerpoint, como por ejemplo: crear algún archivo, subir tareas, entre otros.

 Ante lo anterior, la profesora en mención tuvo que “reinventarse” para ejercer su labor educativa en tiempos de Pandemia. Así, para el manejo de fechas de entrega de tareas, se ingenió un código de colores para estimular al niño en sus compromisos. Frente a lo tecnológico, tuvo que llenarse de paciencia, para explicar a cada niño el manejo de una

herramienta que resultaba hostil para los chicos, como es la pestaña de Notes de Teams, con sentimiento de cierta frustración y fatiga, me explicaba lo difícil que ha sido desarrollar mapas conceptuales en esta plataforma.

En estos escenarios el estudiante no solo se enfrenta a la frustración propia de aprender a escribir y resumir sus ideas en espacios limitados, sino que a su vez requiere un mayor esfuerzo por parte del niño para aprender el uso de la herramienta tecnológica (donde muchas veces el archivo no se guardó y se perdió todo el trabajo de una mañana).

Por último, la docente me compartía la conclusión a la que han llegado varios de los profesores al interior del instituto educativo. Las necesidades de la educación virtual son muy diferentes dependiendo de la edad del estudiante. 

Ella sugiere que, al pensar en una solución para solventar esta problemática virtual, siempre se tenga en cuenta la edad del estudiante. Es muy diferente proponer una tecnología para estudiantes de primaria, que para estudiantes de bachillerato, ya que sus habilidades para responder ante la educación virtual son muy diferentes.

En mi recorrido investigativo sobre el tema en análisis, como era la intención inicial, acudí al colegio público donde es rector el tío Alberto. Allí los profesores para afrontar la pandemia, y dadas las restricciones de presupuesto, optaron por enviar guías de Word al Whatsapp de los Padres de Familia. En estas guías colocaban las instrucciones de las tareas que debían realizar los alumnos para luego revisarlas en conjunto con el profesor (siempre y cuando el alumno tuviera acceso a internet en su residencia). 

Y como plan alternativo, algunos profesores jóvenes, se auto-grababan ejerciendo su clase como fue el caso de la profesora de Ingles, que optó por colocar un celular frente a ella y leía un libro en inglés durante 15 minutos de forma continua. Pero finalmente según me relataban, este mecanismo no había sido muy efectivo, pues esto incidía negativamente en lograr mantener la atención constante de los alumnos (una manera cordial de insinuar que fue algo aburrida la experiencia). 

En resumen, la situación no era fácil y varios de los padres de familia estaban optando por retirar al niño del colegio, al no obtenerse los resultados académicos esperados. Esto lo hacían porque el niño no solo había perdido el interés en aprender, sino que la calidad de la educación había bajado notablemente.

La alternativa propuesta por el gobierno

Luego de par meses caóticos de docencia, donde la Pandemia tomó a varias instituciones por sorpresa, viene una nueva etapa en este proceso de aprendizaje para todos.

De acuerdo a la solicitud del rector, tantas veces mencionado, puedo agregar los siguientes comentarios:

Letrero de escuela cerrada por coronavirusEn España la Ministra de Educación Isabel Celaá ha diseñado un protocolo de referencia para que las comunidades autónomas diseñen las condiciones básicas para la enseñanza en los colegios. Este protocolo de referencia está basado en un mecanismo de alternancia, donde no todos los alumnos podrán asistir simultáneamente a clase.

Es decir, si la clase del profesor tiene un quorum de 60 estudiantes, el máximo de alumnos que se sugiere asista de forma simultanea es de 15 alumnos. Los restantes 45 estudiantes tendrán que quedarse en casa esperando su turno para asistir.

Este mecanismo también lo está contemplando el gobierno Colombiano, donde la ministra de Educación María Victoria Angulo ha planteado un programa de asistencia gradual con el termino alternancia apuntándole a iniciar en el mes de Agosto. 

La alternancia es un mecanismo interesante y puede funcionar. Sin embargo, plantea muchas preguntas sobre el ejercicio de la docencia y el programa educativo.

Supongamos el modelo de España.

  • ¿Si solo asisten 15 de los 60 alumnos, quiere decir que el profesor va a repetir la misma clase 4 días diferentes?  

¿Cómo piensa el profesor ejercer su clase presencial y su clase online de forma simultanea? Sobre todo, teniendo en cuenta lo caótico que fue el proceso de enseñanza virtual en estos meses de Pandemia.

  • ¿Los alumnos que se quedan en casa continúan con el mismo modelo virtual de conferencia por Zoom y videos de youtube génericos que se han implementado a la fecha?
  • En una clase presencial, el temario de cada curso está planteado para desarrollarse en un periodo de 4 a 5 meses para los colegios. Sin embargo, si el profesor va a repetir la misma clase 4 veces, ¿como piensa el profesor terminar todo el temario en el periodo establecido?

¿Y entonces?  ¿Que hacemos?

Luego de explorar con diferentes profesores, notamos que las necesidades eran muy diferentes y que la variación principal entre ellas radicaba en la edad del grupo de estudiantes que tenía el profesor. 

Al conocer estas necesidades, propusimos agruparlas en diferentes categorías que permitirían cubrir la docencia y suplir los requerimientos de cada grupo escolar. Y para esta investigación en especifico, nos enfocamos en los grados de secundaria y bachillerato, de acuerdo con la solicitud de Alberto (rector del Colegio)

Profesora mirando al infinitoA su vez, dependiendo de la materia, cada profesor tenia una necesidad diferente de interacción con sus alumnos. Es decir, el profesor de inglés necesitaba herramientas de interacción muy diferentes al profesor de Historia Latinoamericana y Geografía quien necesitaba que sus alumnos pudieran dibujar de memoria cada uno de los países, ubicándolos en el continente y referenciando las ciudades principales que existieron en épocas anteriores a la colonia. Según el, era importante precisar el espacio y ubicación geográficos en la mente de cada uno de los alumnos y la mejor manera para hacerlo era dibujando.

Basado en estas necesidades, procedimos a buscar una plataforma LMS que complementará nuestro portafolio y experiencia en Educación, y supliera las necesidades de cada uno de los profesores.

Dentro de esta investigación encontramos muchas plataformas robustas y muy completas para desarrollar la educación en línea. Amablemente varios de los proveedores de estas plataformas, ubicados en otros países, sacaron un espacio de su tiempo para explicarnos su funcionamiento a través de video conferencia.

La mayoría de las plataformas LMS que analizamos son muy completas, permiten subir material en línea, crear exámenes online, tener un record y espacio de interacción con cada uno de los alumnos, entre otras funcionalidades.

Buscando no extender mucho este artículo, concluimos que sí existen varias plataformas para dar el salto de educación virtual. Sin embargo, tienen tantas características y funcionalidades que son bastante complejas no solo para el estudiante sino para el mismo profesor que las gestiona. 

Y a su vez, no existe una sola plataforma LMS que cumpla con los requerimientos específicos que requiere cada maestro para su asignatura. Cada requerimiento es tan propio de la materia, que las plataformas LMS no cumplen con el nivel de detalle que requiere el profesor para dictar su clase virtual.

Poco a poco nos fuimos dando cuenta que la transformación digital es un hecho, pero, como dice la canción, vamos “despacito”. Dar un salto 100% hacia las plataformas virtuales educativas termina siendo una experiencia frustrante no solo para los profesores sino para los mismos estudiantes de la clase.

Migrar totalmente un proceso educativo a una plataforma LMS no sería nuestra recomendación. En esto momento ni los profesores, ni los estudiantes se encuentran preparados par dar ese salto. 

Además la educación virtual tiene un gran reto para colegios y es combatir el alto grado de dispersión que presenta un alumno al no tener de forma presencial a su maestro, desaprovechándose la influencia psicológica, de respeto y motivación generada por la actitud de un buen educador que maneja la inmediatez de sus alumnos y logra generar un ambiente propicio para la atención de sus educandos, mientras esta se diluye bastante en la educación virtual, que exige por esta razón, alternar formas divertidas que acaparen o rescaten la atención requerida para asimilar los conocimientos transmitidos.  Y la mejor herramienta para mantener la atención del estudiante es la diversión.

La educación debe ser divertida, especialmente en alumnos de colegio. Y este fenómeno es muy notorio en la educación virtual, donde una conferencia puede dispersar en cuestión de minutos a los niños y jóvenes estudiantes.

Si el alumno no encuentra interés en la educación virtual, la probabilidad de falla en su proceso de aprendizaje es alta.

Nuestra propuesta

Aprovechando la alternancia que propone el gobierno, H3S propone un modelo en el mismo sentido para cursos de Secundaria y Bachillerato. 

Las instituciones educativas tienen metodologías presenciales ya establecidas y bien desarrolladas con el paso de los años. Este conocimiento y experiencia es muy valioso y debe mantenerse en estos primeros pasos hacia la educación virtual.

Niños levantando la manoPor esta razón H3S propone digitalizar dicha metodología presencial en formatos y dinámicas digitales que repliquen la experiencia presencial hacia el mundo digital. Es decir, que la experiencia virtual sea divertida como usualmente ocurre en la clase presencial.

Para lograr dicha tarea sugerimos 4 puntos que permitan a las instituciones transformar la experiencia virtual en clases divertidas para sus alumnos:

  1. Desarrollo de Contenidos Digitales. Consiste en crear los contenidos que, además de replicar la clase presencial, permitan mantener la atención del estudiante a través de formatos divertidos que mantengan la atención del alumno.
  2. Dividir la clase en pequeños grupos de forma efectiva. 

 

Uno de los principales retos al segmentar la clase en pequeños grupos es el tiempo del profesor. Su tiempo se vuelve el recurso más valioso de la institución, ya que debe desarrollar el mismo temario, pero dividiendo su tiempo en varios grupos.

 

  1. Una plataforma LMS que permita ir migrando paso a paso las funcionalidades que la institución requiera con el paso del tiempo. Debe ser flexible y MUY sencilla de utilizar.
  2. Una dinámica virtual y presencial. Donde lo aprendido de forma virtual se pueda reforzar y evaluar de forma presencial.

Desarrollando los Contenidos de la Clase

Consiste en construir y desarrollar, en conjunto con el profesor, los contenidos de su clase poniendo a su disposición toda la tecnología para construir contenidos divertidos que mantengan la atención del estudiante.

El secreto de la educación virtual es los contenidos. La calidad de los contenidos que se desarrollen va determinar el éxito y la calidad de la educación. Al mencionar calidad hacemos referencia no solo al contenido a transmitir sino al formato del contenido. Un formato divertido, con buen diseño y estructura toma por toma, que permita mantener la atención e interés del estudiante por aprender.

Los formatos de contenidos que propone H3S son los siguientes:

  • Profesor + Apoyo Gráfico. 

Consiste en digitalizar previamente la clase presencial del profesor, utilizando formatos y diseños atractivos que mantengan la atención del estudiante.

  • Tablero + Retórica.

Un instrumento de apoyo del profesor, donde el maestro va desarrollando la teoría en un tablero junto con una explicación verbal de lo que va construyendo.

  • Recurso Animado Gráfico.

A través de animaciones gráficas el profesor podrá explicar un concepto o lección al estudiante. Las animaciones gráficas generan una alta retentiva en el estudiante y usualmente estimulan y facilitan el aprendizaje en el alumno.

  • Recurso Animado Cuenta Cuentos.

Generando historias que involucren emociones en los estudiantes, el profesor podrá reforzar una lección en el alumno.  A través de historias el estudiante podrá asimilar la enseñanza con situaciones de la vida real que le permitan comprender la importancia de los conceptos. 

Para el desarrollo de estos contenidos H3S pone a disposición de la institución educativo todo su personal de creativos, diseñadores y personal de grabación/planeación de tomas para digitalizar los contenidos. 

  • Clase en pequeños grupos de forma Efectiva.

Manejar más de 7 estudiantes de forma simultanea en formato virtual no permite al profesor asegurar que cada uno de los alumnos esté asimilando y entiendo la explicación correctamente.

Sin embargo, el profesor sigue siendo uno solo y no podrá replicarse de forma simultanea en múltiples grupos.

Por esta razón es importante digitalizar los contenidos mencionados en el punto 1. De esta forma el profesor podrá dividir el total de alumnos en grupos y gestionar las clases de forma simultánea, utilizando el material de apoyo del punto 1.

Ejemplo: mientras un grupo lo dedica a observar una explicación en formato “tablero + retórica “(una demostración animada pregrabada del tablero con dibujos y gráficas), otro grupo podrá estar dedicado a observar en formato “profesor + apoyo gráfico” (una explicación del profesor pregrabado con apoyo ilustrativo). Y al final generar espacios de trabajo para discutir lo aprendido entre los mismos alumnos.

A continuación vemos una posible alternativa de dinámica de clase: 

  • Plataforma LMS

Existen muchas plataformas LMS con diversas funcionalidades. Nuestra propuesta es trabajar en conjunto con la institución educativa una migración por fases donde se vayan habilitando funcionalidades a medida que se requieran. Por ahora ponemos a disposición la siguiente propuesta:

Deja una respuesta